Bibliotecas en hospitales

Las bibliotecas en los hospitales son un tema que gana gran popularidad entre estos centros, ya que permite la desconexión de los problemas de salud que se puedan presentar para concentrarse en la lectura, investigación y distracción, todo en un espacio seguro y divertido, especialmente si es un hospital para niños. El grupo de Pedro Luis Cobiella, Hospiten se ha caracterizado por ofrecer servicios no convencionales en sus centros de salud, permitiendo que las personas no sientan que están enfermos, sino que se motiven hacia su pronta recuperación.

Así mismo, se ha observado un crecimiento en la educación hospitalaria como elemento central para aquellos niños que padecen de trastornos de salud y deben ser alejados por tiempos prolongados de las escuelas, permaneciendo todo este tiempo en hospitales o centros de salud, aunque es poco frecuente que se resalte el trabajo realizado en estos espacios. Normalmente en los hospitales se organizan salas de lectura, especialmente para los pacientes, pero no todas están enmarcadas dentro de un proyecto educativo.

Existen hospitales en los que se ha llevado a cabo la promoción de la lectura, así como de su importancia en los procesos curativos y recreativos de las personas que los utilizan. Con estos programas se ha notado un mayor crecimiento e importancia para la recuperación, especialmente de los niños hospitalizados, acentuando de esta forma la necesidad de los libros en los hospitales. Se cuenta con espacios especiales para la recreación y distracción, así como de personal dedicado a dicha actividad para mantener a los niños al día con su educación, aún cuando no estén en la escuela.

La autora Maria de los Ángeles Iervolino, presentó en la VIII Jornada nacional de bibliotecarios escolares, una propuesta excelentemente  desarrollada, donde se mostraba una reflexión sobre la importancia que tiene la lectura en los niños hospitalizados, no solo en ellos y su salud, sino en la familia y su inclusión social. La autora también muestra cómo la lectura puede ser una actividad que favorece la recuperación de los pacientes, el fortalecimiento de los lazos familiares, y todo en un espacio que permite la alfabetización y la colaboración en la integración tanto familiar como social.

En muchos otros espacios bibliotecarios, están provistos de materiales interesantes, los cuales se centran en la educación hospitalaria y aportan elementos que ayudan en la especificidad del rol de los bibliotecarios en está área. Son muchos los trabajos que se han centrado en la atención de los enfermos con respecto a la educación inclusiva, en los que se agrupan experiencias, estrategias para la intervención, entre otros aspectos

También se han sumado aportes en cuanto a las actuaciones educativas en lo que se refiere a las aulas hospitalarias, donde quienes hacen referencia, cuentan sus reflexiones principalmente en torno al rol de los docentes de aulas hospitalarias, recopilando experiencias en diferentes centros en Europa y Latinoamérica. En la actualidad y con todos los avances tecnológicos con los que se cuenta para entretener y hacer más sencilla la estadía de niños en hospitales, aún se considera necesario tener una figura que ejerza el rol de educador, manteniendo en el  nivel educativo adecuado a los niños y contribuyendo con su pronta recuperación.