Cómo construir una obra literaria

Todo proceso creativo debe tener una base sólida para que sea una construcción que perdure en el tiempo, por eso en esta oportunidad te contaremos cómo puedes crear una obra literaria y convertirte en un Roustayan Dario de la literatura. Muchas personas se toman la creación de una obra como un pasatiempo, pero hay otros que lo adoptan y lo vuelven parte de su día a día, si tu eres de estos, pero deseas lucrarte, esta es un pequeña guia, para que tengas una base de cómo lograr construir una obra literaria.

A. Crea un personaje

Toda historia debe tener un protagonista, alguien que sea el guía de los acontecimientos, partiendo de él son muchas las posibilidades que pueden tener lugar, con un primer personaje los demás van naciendo poco a poco y sin mucho problema. También se debe buscar un lugar, un evento, poner a volar tu imaginación, es importante que dibujes tu personaje no importa que no sepas hacerlo, esto te ayudará a detallar y hacerlo real, no tienes que pensarlo mucho, solo ponle un nombre y deja que lo demás fluya solo.

B. Desarrolla una estructura social en donde se genere tal hecho creado

Si, es importante que tu personaje pertenezca a algo, ya sea un simple ciudadano clase media, uno pobre o quizás uno muy rico, que esté triste porque le falta amor, eso ya depende de tu imaginación, pero es importante que todo esté vinculado con la personalidad del personaje, la época donde se está desarrollando la historia, trata de que todo tenga una sincronía perfecta, pues esto es lo que viene a garantizar el éxito de tu proyecto.

C. Tras hacer un escenario imaginario

Créale un hogar a este personaje un lugar donde este crezca se desarrolle y se haga mucho más humano, ese lugar puede ser creado de tu mente, déjala fluir, déjala volar y lo demás irá llegando solo. Un punto importante es que este escenario no sea estático, pues puede llegar a ser aburrido o quizás sí quieres situar tu personaje en un solo lugar hazlo, pero dale diferentes tipos de matices a este, para que sea un espacio único y flexible que invite a vivir varias historias y no necesariamente una estática que al final resulte siendo monótona.

D. Aprende a relatar

No es lo mismo que contar una historia neutra, que saber relatar qué es lo que está pasando, tienes muchas formas de hacerlo, entre las que destacan relatar el primera persona, segunda o tercera, cualquiera de esta puede serte de gran utilidad. Esto debes intercalar con el tiempo, que todo pase y tenga una secuencia creíble, no hagas que en una sola semana pase siempre lo mismo o que pasen cosas demasiado fantasiosas, siempre trata de dar lo mejor para que la historia envuelva y sea creíble.

E. Lluvia de ideas

Una vez que tengas todo, es momento de crear una lluvia de ideas para saber que más pasará con tu personaje, apártate de la historia unos días y ve anotando pequeñas ideas luego siéntate y ponlas en orden es importante que no te sitúes en una sola cosa porque puede ser un tanto irritable. Adáptate a tu mente y deja de presionarte para que todo fluya y de resultados excelentes.