Todo lo que debemos saber de los procesos constructivos

Si tienes interés por el mundo constructivo y de diseño, los libros serán tu mejor opción, ya que todos los días se presentan nuevos ejemplares que nos explican diferentes formas de construir, así como una evolución en los materiales que se utilizan y las diversas aplicaciones que pueden tener para obtener determinados resultados. Para muchas personas, aún luego de completar los estudios es importante mantenerse al día con todos los avances, pudiendo ofrecer el mejor de los servicios, como lo han demostrado en Steel Buildings, una empresa capacitada que te guia para la realización de tus proyectos.

Podemos definir el proceso constructivo al conjunto de fases sucesivas o que se solapan con el tiempo, siendo todas necesarias para la materialización de un proyecto de infraestructura. Si bien este proceso cambia con todas las obras concebidas, existen pasos comunes que se deben realizar en todos los casos, garantizando el mejor de los resultados. Primeramente se asigna el proyecto a un grupo de personas en una empresa desarrolladora o de construcción, estableciendo todos los documentos necesarios para el proceso, evitando dudas con respecto a la calidad del trabajo, el plazo a realizarse y algunas condiciones legales y administrativas.

Durante la construcción se pueden presentar conflictos entre los agentes que intervienen, por lo que se debe tener una buena gestión de proyecto, dejando plasmado por escrito las relaciones contractuales y demás aspectos necesarios durante todo el proceso. En los primeros códigos de leyes en la historia de la humanidad, siendo el código Hammurabi creado en 1692 a.C., se mostraban una serie de castigos severos que se aplicaban al constructor de una casa, donde dependiendo de los vicios se podía presentar un derrumbe de la misma y otros problemas que se penalizaban.

Si una obra se adjudica a una empresa constructora, por lo general se comienza un concurso o petición de oferta, dando la oportunidad de participación a empresas constructoras. En cada país se tienen leyes las cuales establecen el tipo de contrato y las personas que pueden participar de esta oferta, bien sean privadas, públicas, a nivel local, regional o nacional dependiendo de la obra y la inversión económica. Cuando se han estudiado todas las ofertas, se adjudica la obra a la empresa que presenta las mejores características económicas y técnicas.

Posteriormente se discute del papel de todos los integrantes que participaran en la obra a desarrollar, así como de la importancia de todos los aspectos que vienen de la mano con la salud y seguridad en la obra. Acá también se analizan todas las fases que intervienen, desde la planificación, seguimiento de los trabajos y la finalización de la obra. Se debe contar con personal cualificado en función de la magnitud de la obra a realizar. Actualmente se tienen disponibles numerosos libros especialmente para la gestión de obras, hospitales, instituciones públicas y privadas, etc., con las que se puede tener una mejor concepción de todos los pasos a realizar para tener un óptimo resultado.