Usando marihuana medicinal

La enfermedad de Parkinson (EP) es una afección progresiva y permanente que afecta el sistema nervioso. Con el tiempo, se puede desarrollar rigidez y cognición lenta. Eventualmente, esto puede llevar a síntomas más severos, como dificultad para moverse y para hablar. Incluso puede experimentar temblores, así como cambios en la postura.

Los investigadores buscan constantemente nuevas terapias que puedan ayudar a las personas a controlar los síntomas de la EP y la calidad de vida en general. En los Libros Enric Corbera, un terapista habla un poco como puede ser tratada esta patología desde la terapia y cómo pueden tener grandes evoluciones los pacientes que lo han llevado a cabo. Sin embargo, la marihuana es un posible tratamiento alternativo.

Se han realizado numerosos estudios sobre la marihuana y sus componentes activos. Si bien no es del todo concluyente, la investigación sobre la marihuana es prometedora para las personas con EP. Puede ayudar con el manejo general de los síntomas. Los beneficios potenciales van desde:

  • Alivio del dolor
  • Temblores reducidos
  • Mejor calidad de sueño
  • Estado de ánimo general mejorado
  • Más facilidad de movimiento

Estos beneficios se atribuyen a los efectos analgésicos y relajantes de los músculos de la marihuana. Si bien la marihuana puede tener efectos secundarios menores, algunas personas prefieren esto sobre algunos de los factores de riesgo asociados con los medicamentos comunes para la EP.

Lo que dice la investigación

La investigación sobre los efectos de la marihuana en la salud es prominente a medida que más estados trabajan hacia la legalización. En un estudio publicado en 2014, 22 participantes con EP vieron una mejoría en el sueño, temblores y dolor a los 30 minutos de fumar marihuana. En otro estudio publicado en 2010, los investigadores encontraron que los cannabinoides tienen propiedades antiinflamatorias. Los cannabinoides son compuestos activos en la marihuana. Estos pueden ayudar a reducir los síntomas en una variedad de enfermedades relacionadas.

La investigación sobre los efectos potenciales de la marihuana para la EP está en curso. Es posible que sea necesario realizar estudios más amplios antes de que sea un tratamiento ampliamente aceptado.

Riesgos potenciales

A pesar de los beneficios potenciales de la marihuana para las personas con Parkinson, también hay algunos factores de riesgo involucrados. El THC en la marihuana puede causar:

  • Pensamiento y movimientos deteriorados
  • Alucinaciones
  • Problemas de memoria
  • Cambios de humor

Fumar marihuana puede tener más efectos secundarios que tomarla en otras formas. Los efectos a corto plazo están relacionados con el humo en sí y pueden incluir irritación de los pulmones y tos. Las infecciones pulmonares frecuentes son otra posibilidad. Con el tiempo, el humo de la marihuana puede provocar problemas cardíacos o exacerbar cualquier condición cardíaca actual, aunque no hay estudios clínicos que muestren una relación directa entre la marihuana y los eventos cardiovasculares.

Usando marihuana medicinal

Aunque la FDA no ha reconocido a la planta de marihuana como medicamento, hay dos cannabinoides principales de la planta que se usan para el tratamiento: cannabidiol (CBD) y delta-9-tetrahidrocannabinol (THC).

El CBD contiene ingredientes activos de la planta de Cannabis menos el THC, que es la parte que hace que las personas estén “volando”. Estos compuestos tienen el potencial de disminuir la inflamación y reducir el dolor sin los efectos psicoactivos del THC. El CBD se puede usar para tratar una variedad de enfermedades crónicas, incluida la enfermedad de Parkinson. El cannabidiol tampoco conlleva los riesgos del humo de marihuana tradicional.